fbpx

La sarcopenia es la pérdida general y progresiva de la masa muscular. El 15% de las personas mayores de 65 años sufren esta condición, y hasta un 50% en mayores de 80 años. 

La sarcopenia es un problema de salud mundial cada vez mayor que debe abordarse con urgencia. Es necesario que los profesionales de la salud hagan conciencia sobre la importancia de la actividad física y el desarrollo de programas de ejercicio para personas de la tercera edad. Aunque lo ideal sería prevenir la aparición de esta enfermedad iniciandonos en la actividad física desde nuestra niñez. 

Existen numerosos estudios que demuestran que las personas con bajos niveles de masa muscular presentan mayores complicaciones cuando se les somete a cirugías y durante el postoperatorio, permanecen más tiempo en el hospital y presentan una menor tasa de supervivencia.

También, por citar ejemplos concretos: 

Se sabe que aquellas mujeres con cáncer de mama con mayor tejido muscular alcanzan tasas de supervivencia  de hasta un 60% comparado con el resto. 

Los pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos pasan menos tiempo conectados a respiración asistida y en general su estancia en esa unidad hospitalaria es más corta. 

Los pacientes que sufren Alzheimer, lo padecen de forma más agresiva cuando son menores sus niveles de masa muscular. 

En general, muchísimas enfermedades ven mitigada su incidencia, su gravedad o su duración en aquellas personas con mayores niveles de masa muscular. Hablamos de enfermedades cardiovasculares, renales, hepáticas, cáncer o enfermedad pulmonar obstructiva crónica por citar algunas.

Es por ello que la práctica de una actividad física es considerada el arma secreta para sentirse mejor, vivir más tiempo y desacelerar el proceso de envejecimiento.

Además, previene la diabetes, enfermedades cardiovasculares y es parte del tratamiento de artritis, la ansiedad y la depresión, que comúnmente son problemas de salud que se presentan en los adultos mayores.

También es importante que los adultos mayores puedan practicar el tipo de ejercicio que sea de su agrado para que se motiven a realizarlo con la frecuencia adecuada, destacando que el ejercicio puede aumentar de 1 a 2 años la esperanza de vida del adulto mayor.

Hola. ¿Necesitas ayuda?