fbpx

La navidad es una época en la que nos permitimos muchas licencias: alimenticias, horarias, sentimentales, entre otras, por ello nuestra salud física y mental se puede ver afectada por estas fechas.

Desde la Navidad, hasta el Año Nuevo los momentos emotivos están a la orden del día, por ello nos permitimos comer más y dormir menos, además de que estas fechas en muchos casos pueden llenarnos de estrés debido a las compras, regalos y todas las cosas que se suelen planificar para estas fiestas.

Como consecuencia de todo esto nuestra salud puede verse muy afectada, pero empecemos por lo más importante, la comida. Por lo general, se tiende a cambiar los hábitos alimenticios por Navidad y por ello la salud se resiente. Es muy habitual acudir a comidas que tengan exceso de grasas, alimentos procesados o ultra procesados, dulces de todo tipo, bebidas alcohólicas que en tan poco tiempo no le hacen bien a nuestra salud.

Por ello es importante optar por carnes y pescados con poca grasa, también se puede optar por la fruta como postre, esto ayudaría a reducir la cantidad de harinas, grasas malas y azúcar que solemos consumir en navidad.

Además de la alimentación, hay que cuidar los excesos en el consumo de bebidas alcohólicas por todos los riesgos para la salud que supone: riesgo de lesiones hepáticas, intoxicaciones alcohólicas o accidentes de tráfico en el caso de que se cometa la temeridad de conducir ebrio.

Otro aspecto importante que suele llevar consigo consecuencias en nuestra salud a raíz de las fiestas, es el cambio de horarios, ya sea por el estrés, la cantidad de cosas por hacer o incluso las fiestas, estos días solemos dormir menos. Esto conlleva a un deterioro de nuestra salud física y mental, ya que el no dormir puede afectar la energía en tu cuerpo, o tu estado de ánimo.

Una posible solución, puede ser intentar en lo posible, dormir 8 horas corridas y evitar cambiar mucho la rutina.

Por último, está el efecto emocional que tienen estas fiestas en nosotros. Al ser fechas que pasamos en familia, muchas veces las ausencias pueden afectarnos mentalmente, ya que solemos estar más sensibles y necesitados de afecto.

Por esta razón es importantísimo cuidar nuestra salud mental, acudir regularmente a terapia, y hablar de nuestros problemas con un profesional en psicología puede ayudarnos a sobrepasar la avalancha de emociones que representa estas fechas en nuestra vida, sin problemas.

La navidad es una de nuestras fiestas favoritas del año, pero lo ideal es pasarla bien, sin que esto signifique un problema mayor en nuestra salud.

Hola. ¿Necesitas ayuda?