fbpx

Es una planta de la familia de las solanáceas que se usa desde hace más de 4.000 años por sus propiedades medicinales en su India natal, Pakistán y Sri Lanka. Es un pequeño arbusto con flores amarillas originario de la India y el norte de África, aunque actualmente se cultiva en más sitios. Los extractos o el polvo de la raíz o las hojas de la planta se utilizan para tratar una variedad de afecciones.

La Ashwagandha es una de las hierbas más usadas en el Ayurveda, una medicina natural alternativa de origen indio. Esta medicina, se clasifica en el grupo de Medharasayan, es decir, alimentos o sustancias que mejoran el aprendizaje y la memoria, por lo que es bueno para la salud mental. 

Su nombre botánico es Withania somnifera, aunque también se la conoce como la cereza de invierno o ginseng indio por sus propiedades parecidas a esta otra planta. Se utiliza tradicionalmente para dar energía, tratar los problemas de erección y el envejecimiento prematuro.

Ashwagandha significa en sánscrito “el olor y la fuerza de un caballo” debido a su olor característico y la fuerza y energía que proporciona, como la de un caballo. Es una planta adaptógena, es decir, ayuda al organismo a adaptarse a las diferentes situaciones de estrés. 

Muchos de sus beneficios para la salud se atribuyen a su alta concentración de withanólidos, que se ha demostrado que combaten la inflamación y el crecimiento de tumores.

Ashwagandha Gummies

 

Beneficios para la salud de Ashwagandha

Ayuda a reducir los estados de estrés y ansiedad: La ashwagandha ha sido catalogada como un remedio adaptógeno, es decir, que tiene la capacidad de incrementar la resistencia del cuerpo ante situaciones de estrés físico y mental. Una investigación publicada en Indian Journal of Psychological Medicine determinó que los suplementos de esta planta ayudan a reducir los niveles de cortisol.

Por lo anterior, los investigadores consideran que es un buen complemento contra los episodios de estrés y ansiedad. En particular, se le atribuye un efecto relajante, ya que regula la señalización química del sistema nervioso que provoca la sensación de tensión.

Disminuye la sintomatología de la depresión: La depresión es un problema de salud mental que requiere la intervención de profesionales. Por eso, los suplementos herbales no deben considerarse un tratamiento de primera elección para controlar sus síntomas. Aun así, plantas como la ashwagandha han mostrado potencial para mejorar el estado de ánimo ante esta condición.

En un estudio controlado que se divulgó en Indian Journal of Psychological Medicine, 64 adultos recibieron 600 miligramos de un extracto con ashwagandha de alta concentración cada día. Pasados 60 días, un 79 % informó reducción de los síntomas de la depresión severa. Pese a esto, son necesarias más evidencias.

Contribuye a regular los niveles de glucosa: Si bien no se considera un remedio para combatir la diabetes, sin embargo, algunas investigaciones han determinado que la ashwagandha tiene la capacidad de regular los niveles de glucosa en sangre.

En tal sentido, en un estudio de probeta, publicado por la revista Phytochemistry, se observó que la ashwagandha aumentó la secreción de insulina y mejoró la sensibilidad a esta hormona en las células musculares.

Por otro lado, se un ensayo clínico divulgado en Indian Journal of Experimental Biology se determinó que los extractos de esta hierba medicinal favorecen la regulación de los niveles de azúcar tanto en personas sanas como en personas con diabetes.

Favorece el aumento de masa muscular: Los amantes del deporte y la vida fitness pueden encontrar en la ashwagandha un complemento natural para incrementar la masa muscular.

De hecho, como lo expone un ensayo controlado aleatorio en Journal of the International Society of Sports Nutrition, la ashwagandha mejora la composición corporal e incrementa la fuerza del músculo.

Incluso, parece que ayuda a reducir el porcentaje de grasa corporal. Por supuesto, para que así suceda, la misma debe incluirse en el marco de una dieta saludable y buenos hábitos, como el ejercicio físico.

Ayuda a combatir la inflamación: Un gran número de enfermedades se atribuyen a un descontrol en los marcadores de la inflamación. Sobre esto, estudios en animales sugieren que la ashwagandha tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a mantener el organismo saludable.

En estudios en humanos, los componentes de la planta incrementaron la actividad de las células inmunitarias que combaten infecciones y que también son claves para regular los procesos inflamatorios. Incluso, se ha observado que disminuye la proteína C reactiva (PCR), marcador asociado con un mayor riesgo de afecciones cardíacas.

Disminuye el colesterol y los triglicéridos: De acuerdo con datos anecdóticos, la Withania somnifera puede ser un complemento para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿La razón? Sus componentes favorecen el control de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Una investigación en ratas determinó que la ashwagandha ayudó a reducir el colesterol total y los triglicéridos en un 53 % y casi un 45 %, respectivamente. Asimismo, se ha observado una disminución en los niveles de colesterol malo o LDL. Como en los casos anteriores, son necesarias más evidencias.

Contribuye a mejorar la función cerebral: La actividad antioxidante que tiene la ashwagandha contribuye a proteger las células nerviosas frente a los efectos negativos de los radicales libres. En una investigación publicada en Neurochemical Research, las ratas con epilepsia que fueron tratadas con esta planta mostraron una disminución del deterioro de la memoria espacial.

Entre tanto, en un estudio de Pharmacognosy Research, un grupo de hombres sanos tomó a diario 500 miligramos de extracto estandarizado de ashwagandha. Al final, informaron mejoras importantes en su rendimiento y tiempo de reacción en comparación con los que recibieron placebo.

¿Tiene contraindicaciones la Ashwagandha?

Todos los remedios herbales derivados de la ashwagandha deben emplearse con cuidado. Como pasa con otras plantas, hay riesgos de efectos secundarios y posibles interacciones. En este caso, su contenido de alcaloides hace que sea incompatible con algunos pacientes y sus tratamientos médicos.

En general, la ashwagandha está contraindicada en los siguientes casos:

-Embarazo y lactancia.

-Niños menores de 12 años.

-Hipertiroidismo.

-Hemocromatosis.

-Sensibilidad gástrica.

-Tratamientos con antidepresivos y ansiolíticos como el alprazolam, el clonazepam, la sertralina y otros.

-Uso de somníferos.

-Medicamentos para la hipertensión o para el colesterol alto: aquí prima la consulta médica antes de consumirla.

Fuentes: https://mejorconsalud.as.com/

https://www.actiage.es/

Hola. ¿Necesitas ayuda?